La avia Alma.

A Alma le calculaban entre 8 y 11 años.

 

Tenía una enfermedad neurológica similar al alzheimer humano. 

 

La encontraron andando por una carretera a punto de desfallecer. Veía sombras, vivía en su mundo pero era feliz. Cuando nos dijeron que tenía una enfermedad neurológica degenerativa parecida al alzheimer humano nos quedamos helados. Alma daba vueltas en círculos, no sabía girar ni ir para atrás, no sabía beber ni comer, sobre todo pasado un mes de recogerla, al empeorar su estado. No sentía las necesidades del frío, hambre o sed, de ponerla a dormir. Fue una perra totalmente dependiente de nosotros. 

 

Con nosotros desde julio de 2013 hasta enero de 2014. No mejoró de su enfermedad, algo que ya sabíamos, pero fue querida, respetada y cuidada como un enfermo de sus características. Cuando cruzó el arco iris fue una verdadera revolución en las redes sociales, su alma revolvió muchas almas. Todo nos resultó poco para ella. Supimos cuando llegó su hora al no querer comer más, le dábamos la comida con la mano y la masticaba, no era capaz de cogerla pero si de tragar. Llegó un momento que no quiso tragar.

 

En los brazos de la teniente su último suspiro fue pasarle su alma a su cara, algo que ella jamás olvidará.

 

Es y será nuestra princesa de porcelana.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Esperanza Dogs