El avi Atos

Atos llegó con bastante dolor, hoy tiene una vida muy digna y llevadera sobre el mismo.



Toda su vida ha vivido atado en una azotea, sin poder guarecerse del frío ni del calor. Los vecinos le echaban de comer. Estaba tan escuálido que un día llamaron a los bomberos. Fueron éstos últimos quienes lo rescataron, lo bajaron de ese lugar que supuestamente era su hogar y lo llevaron a una protectora.  Se le calculan de 11 a 13 años.



Vino con una severa dermatitis crónica, una gran artrosis que le impide aún a día de hoy rascarse, y unos oídos muy mal por la dermatitis tan reseca con la suciedad de años.



El contacto humano no lo ha sentido correctamente. Mira con precaución, no es tan miedoso como Boss pero sí desconfiado, con la diferencia de que Atos tiene algo más de carácter. Cuando lo ves como anda y se levanta te duelen los huesos. No podremos recuperar su artrosis, pero tiene una calidad de vida. Que el dolor con el que ha convivido hasta ahora pase a ser un recuerdo lejano.



Atos tiene muy buen feeling con la gati-perro Kitty. Intepretamos que en su hogar los gatos serían sus amigos o visitantes porque su relación sin conocerlos es de una alegría tremenda, incluso al revés, sin conocerlo, los gatos se acercan a él.



Es un superviviente nato, es el que cuando llegue su día no nos lo pondrá fácil y puede que se vaya solo para que no suframos. Actualmente tiene los riñones afectados, con la medicación están controlados de momento, pero hemos tenido que retirarle medicaciones para la artrosis, tratándola con alternativas naturales.

 

Por su dermatitis le faltan unas células en la piel y aparte tiene diversas alergias alimentarias severas: conservantes, lacteos, colorantes, entre otros. Su comida es totalmente natural y casera, no puede comer ningún pienso, solo arroz con verduras (zanahoria, judía verde, col), legumbres secas no siembre, y pechuga de pollo. Con baños semanales con geles especiales es como la tenemos controlada.

 

¿Cuándo algo en la piel que te ha irritado te pica, te imaginas no poderte rascar? Así es su vida, no puede rascarse apenas las orejas. Ya no tiene picores, ya está con una manada que lo quiere como es.

 

Hace poco estuvo hospitalizados dos veces, una por el riñón que fue cuando se detectó que fallaba y otra por un ictus que le dio. A raíz de este último ha cogido algo de miedo que trabajamos.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Esperanza Dogs