El avi Pipo

Pipo es otro superviviente de muchos años en una prote. Se le calculan unos 12-13 años.

 

Fue entregado por el cazador, lo trajo él mismo ya esterilizado. Pipo es un perro tranquilo, anda despacito, sabe interpretar el lenguaje corporal y enviar las señales oportunas que su edad le permite para relacionarse, un perro muy equilibrado. Como todos los podencos hay que destacar la fortaleza mental y física de esta raza muy poco querida para adoptar.



Su arqueadísima espalda no le impide andar y trotar, ya no corre. Los veterinarios se quedaron estupefactos al verla, es impresionante. Es muy tranquilo, solo quiere existir, es de estos peludos que están a gusto a tu lado estés donde estés.



En septiembre del 2014 se le operó de un tumor entre los pulmones de 7x4 cm, teniéndole que quitar en la operación un pulmón entero. Después recibió 4 sesiones de quimioterapia aguántandola como un campeón. Los cinco primeros días después de la quimio teníamos que hacer un poco de malabares para que comiera. Como a los humanos tienen efectos secundarios tipo llagas, naúseas, diarreas, y sabores, lo único que no afecta es la caída del pelo, así como el cansancio.



A día de hoy está dado de alta del cáncer: lo ha vencido siendo su pronóstico no bueno y con su edad. Es para muchos seguidores de la manada un ejemplo a seguir, la verdad para nosotros también. 

 

Gracias por darnos tantas lecciones de vida Pipo, sin hablar, con tu saber estar y enfrentarte a la vida a diario. Un maestro para conocer.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Esperanza Dogs