El avi Portos.

Abandonado con 14 años, viejo, fue tirado por encima de la valla de una protectora.

 

Portos nos enseñó que ellos sufren y no quieren irse solos. Unos ojos con una larga vida detrás que hablaban en cada mirada, sabiduría, bondad, paz…

 

Vivió apenas 3 meses con nosotros siendo el primer abuelo que teníamos. En el momento de su muerte fue cuando nos dimos cuenta ¿Quién piensa en los abuelos y enfermos? ¿Quién los quiere? y decidimos que nosotros. Emprendiendo así el camino de la asociación Esperanza Dogs siendo Portos el mentor del proyecto Seniors Home.

 

Cuanto nos enseñaste amigo, cuanto... y nos pediste que nos fijáramos en los abuelos, en los que nadie quiere. Porque morir solo, teniendo dolores... ¿Qué ser vivo quiere esto?

 

Presente en este hogar para que no crucen solos el arco iris, es el que nos da fuerza para seguir este camino muy duro en las despedidas.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Esperanza Dogs